Este mes de mayo hemos empezado la instalación de varias trampas para escolítidos, con el objetivo de evaluar la eficacia de las diferentes prácticas para la conservación de la biodiversidad asociada a la madera muerta existente en pie o en el suelo o generada con la actuación en cada uno de los modelos de gestión forestal. Con la captura de una muestra representativa de estos coleópteros podremos comparar entre modelos de gestión en relación con la cantidad y biodiversidad de la madera muerta. Además, a la larga también se podrá profundizar en cuáles son las actuaciones que han resultado más satisfactorias y ampliar el conocimiento sobre la conservación de la biodiversidad de saproxílicos en la gestión forestal en bosques mediterráneos.
Este muestreo se va a realizar en 18 rodales, en cada cual se instalarán 3 trampas de intercepción, una por parcela. En total 54 trampas simultáneas desde mayo a finales de julio, coincidiendo con los meses de máxima actividad de los coleópteros. Las muestras se recogen cada 15 días, lo que supondrá poder contar con más de 300 muestras. De cada una de ellas se determinarán todos los coleópteros, y se va a construir una base de datos con cada captura individualizada por trampa, rodal y fecha de muestreo. La explotación de los datos permitirá relacionarlos con los datos de estructura y composición de la parcela en pies vivos y muertos, con la cantidad y diversidad de madera muerta en pie y en el suelo y con la diversidad de los otros grupos taxonómicos (briófitos, quirópteros…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.